Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 marzo 2012

La tela de araña

Mamá,

no quiero tu tela de araña,

el calor aplastante

que prolonga tu vientre

(Tú lo llamas rebeca).

Yo quiero

cruzar sola la calle,

y que todas las calles me crucen.

No temas

que se hielen mis plumas

porque jamás las tuve

o que pueda caerme

porque aún no me he levantado.

Mamá yo sólo quiero

que el viento deshoje

mi cuerpo de muñeca

y quedar esparcida

en todo lo que duele.

Mercedes JR

A todos los poetas con los que tuve el honor de compartir el III Día Internacional de la Poesía en Segovia. A todos los segovianos por su calurosa acogida.

Read Full Post »

El poema secreto

Desde el patio, la luz se abría paso a través del apretado olor a azahar y se detenía sobre el montón de libros que reposaban bajo el hueco de la escalera. Allí pasaba yo incontables tardes de domingo, descifrando las motas de polvo que saltaban de las páginas y que luego regresaban dóciles para trenzar desiertos e historias imposibles sobre genios y princesas.

En la habitación contigua, la abuela mecía el aire en su vieja butaca. En esos momentos, nada era capaz de sacarla del sueño, ni siquiera el ruido de la máquina de escribir, que llegaba constante desde el piso de arriba.

En su cuarto papá escribía casi todo el día. El sonido de las teclas sacaba de quicio a mi madre que meneaba la cabeza con resignación. Le había regalado un portátil por su cumpleaños, con la esperanza de que lo usara para escribir, así ella se libraría de una vez del interminable chisporreteo de letras golpeando su cabeza. Pero el portátil yacía cerrado junto a la máquina de escribir sirviendo de apoyo a un montón de folios despanzurrados.

Mi padre me decía siempre, que los poemas son música y que las teclas de la máquina imprimían a sus versos un ritmo metálico que no podría sustituir nunca un ordenador.

Sólo algunas tardes, cuando llovía, dejaban de escucharse las teclas. Y yo me sentía como si me faltara algo. Despacio, cerraba el libro que estaba terminando y salía al patio a escuchar con nostalgia el poema secreto que la lluvia imprime sobre la tierra.

Read Full Post »